Deshidratado de flores en casa

Publicado en Economía en la Cocina Escrito el Miércoles, 15 Junio 2011.

EL ENCANTO Y EL DETALLE DE UNA FLOR

Deshidratado de flores en casa

Todos hemos disfrutado de la hermosura de las flores. Fechas tan significativas como el cumpleaños, la amistad, el día de las madres o un evento especial siempre las tenemos presentes; sin embargo, hay ocasiones donde queremos darle perpetuidad a nuestros detalles y por ser un producto frágil es muy difícil de mantenerlo en casa.

Algunos de los consejos y técnicas que puedes seguir para deshidratar y conservar tus flores figuran el uso del microondas, con agua, de polvo de sílice o bórax, glicerina, prensa y a la intemperie.

Con el deshidratado de tus flores gozarás por un tiempo más de estos maravillosos detalles, pero también puedes aplicar estas técnicas para desecar frutas o verduras y formar con ellos bodegones, arreglos frutales, cuadros decorativos u ornamentos para el hogar, y ¿por qué no?, para emprender un pequeño negocio en casa. 

                         Selección del material
 

Escoge flores o rodajas de frutas o verduras, hojas, follajes y musgo de la mejor calidad. En el caso de los pétalos (sobre todo de las rosas) selecciona los menos marchitos si los vas a tener en un recipiente, pero si los vas a necesitar para elaborar sachets, puedes ocupar todos. Si quieres un buqué de flores, te recomiendo las que estén con los botones cerrados para que el deshidratado sea más uniforme y evites así deshacerlas en alguno de los procesos de evaporación del agua en las flores.

                       Técnicas de deshidratación


Glicerina (hojas, plantas y ramas)

Esta técnica consiste en reemplazar el agua por la glicerina, y a diferencia de otras, tu follaje estará flexible, hidratado, pero ligeramente más oscuro que su tono original, motivo por el cual no es muy recomendado para las flores o frutas. Si has decidido seguir esta técnica procede de la siguiente forma: mezcla en cantidades iguales agua y glicerina; sumerge tus hojas, plantas, ramas o flores en la mezcla y deja macerar hasta que el material haya absorbido la mezcla. Después, retira tu producto, lava con un jabón suave y ponlas a secar.


Microondas

Usar el microondas para deshidratar tus flores es el proceso más rápido, pero también el más incierto porque no hay un tiempo real de deshidratado (el tiempo variará del tipo de flor, fruto o follaje que uses y dependerá del voltaje de tu horno), por lo que te sugerimos antes de deshidratar todo tu material hagas la prueba con pequeñas cantidades para ir tomando el tiempo, según el tipo de flores que utilices.

Si usas el horno para deshidratar, debes de realizar el siguiente proceso: coloca papel absorbente sobre el plato del horno y sobre éste, las flores. Enciende el horno por lapsos de 20 segundos hasta lograr el deshidratado de tu material y checa en cada bloque de tiempo la textura hasta sentirla seca.


Con bórax o gel de sílice
Estos materiales los puedes conseguir en las droguerías y usarlos en una caja que te permita cubrir tus flores con este producto. Esta técnica es ideal para flores con más volumen como las rosas, gerberas, pensamientos. Extiende el producto en la caja, coloca las flores y cubre con otra capa de producto; deja un promedio de una semana, revisa las flores (manipula el polvo con unos guantes y reemplázalo si está húmedo o sucio), étas deben quedar secas. 


Deshidratado al natural

Esta técnica es la más sencilla y socorrida. Consiste en colocar el ramillete de flores bocabajo en un lugar ventilado, pero fuera de la humedad y con poca luz para acelerar el deshidratado y mantener el color “casi” original de tu follaje, flores, frutas o verduras.

Cuida que los tallos de las flores estén secos para evitar pudrir las flores. Coloca a las flores grandes o con tallos frágiles un alambre o popote para darles rigidez y evitar tirarles las “cabezas” o botones.  El inconveniente al que te enfrentarás será el hecho de que el material se vuelve más frágil o quebradizo.


Deshidratado con agua
 

Esta técnica es la más usual cuando colocamos nuestras flores en agua, pero la intención es ponerlas con poca agua y dejar que las flores absorban el líquido hasta que éstas estén deshidratadas de forma natural.

 
Prensado
Aquí puedes ocupar dos tablas del mismo tamaño y colocar las flores en medio de hojas secantes y tablas. Una técnica muy socorrida a la hora de prensar es el uso del clásico libro grueso, es decir, colocar en medio de dos hojas una  flor o follaje plano o con poco volumen (es muy importante tomar en cuenta este punto porque las flores quedan aplastadas como un separador y poco lucidoras; recurre a esta técnica sólo para el follaje u hojas sin nada de volumen).

Varios son los procesos que podemos emplear para el desecado de nuestras flores, frutas, vegetales o follaje. Aquí te mencionamos sólo alguna de las técnicas que puedes seguir a la hora de empezar este tipo de trabajo. Las flores que más te favorecerán para deshidratar figuran las hortensias, los gladiolos, el laurel, las rosas, la salvia, el tomillo, las dalias, la siempreviva.

                ¡Qué vivan las flores por un largo tiempo más!

Comparte con nosotros algunos de tus tips acerca de cómo deshidratar tu material  a  editorial@cocinaconalegria.com, tu opinión es muy importante para nosotros.

Agréganos a tus redes sociales

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.