Cocina con Alegría

Los padres y el reto ante el mundo de las golosinas

Los padres y el reto ante el mundo de las golosinas

Los padres y el reto ante el mundo de las golosinas

Tips para no caer en exageraciones de "ni un dulce en la vida" ni "todos los dulces que quiera".

  • Pinterest
Ya perdí la cuenta de cuántas veces he escuchado la frase “déjalos son niños” o “son niños, pueden comer lo que sea”. Los niños son personitas en plena etapa de desarrollo, su cuerpo está creciendo, sus huesos y músculos se están desarrollando, por lo que es muy importante que consuman todos los nutrientes que les hacen falta para este periodo tan crucial.

En lo personal, me perturba ver que a los niños los alimentamos (hablo como sociedad) muy mal. En una fiesta infantil los papás suelen comer pescado o carne, arroz al vapor o una sopa de vegetales y quizá ensalada, pero a los niños les ofrecen nuggets o salchichas. Esto lo encuentro triste y alarmante.

México es el país número 1 con diabetes infantil y el segundo país del mundo con niños obesos, esto habla de la calidad de nutrición de la población infantil.
Ni las salchichas, ni los nuggets, ni las golosinas, ni las pastas en cajita son alimento sano para niños.

Los niños necesitan frutas, verduras, pescado, lentejas, arroz, es decir, necesitan y deben comer comida natural, no procesada, no con colorantes artificiales y sobre todo, los niños no necesitan comida que los hace adictos a la comida chatarra para el resto de su vida.

bebe comiendo sandia

Entonces… ¿Nada de golosinas?

No estoy diciendo que los niños solo deban comer espinacas y lentejas, claro que puede y debe haber una que otra indulgencia, la infancia es una etapa maravillosa y que todos queremos que nuestros hijos disfruten, pero los niños podrán disfrutar más si están sanos.

Las golosinas son solo para ocasiones especiales o para los fines de semana, pero entre semana, aquí incluye el lunch escolar del diario, hay que enseñarles a tener disciplina alimentaria, opta por usar dátiles o manzanas como postres en lugar de darles galletas. Hay que acostumbrar a los niños a tomar agua natural y no solo a beber jugos con altas cantidades de azúcar.
También se les debe enseñar a identificar la sensación de saciedad y no obligarlos a comer hasta quedar llenos. Deben aprender a disfrutar su comida sin ver televisión o los dispositivos móviles mientras comen.

Como especialista en psicología alimenticia sé que el 90% de los adultos comedores compulsivos comenzaron en la infancia teniendo una relación insana con la comida y desarrollaron el gusto y amor por la comida chatarra en sus primeros años de vida. Si quieres adultos sanos, enseñar a tus hijos, con el ejemplo, a comer sana y equilibradamente.

Comparte esta nota:
  • Pinterest

Salud hecha en casa

  • Rico postre de Yogurt y Frutos Rojos | Cocina con Alegría
  • Crujiente milanesa de pollo empanizada y deditos de queso | Cocina con Alegría
  • Refrescante agua con Chía | Cocina con Alegría
  • Prepara un rico y fácil: espagueti al cilantro te va a encantar!!! | Cocina con Alegría
Cocina con Alegría