Cocina con Alegría

Cada emoción se relaciona con un órgano concreto

Cada emoción se relaciona con un órgano concreto

Cada emoción se relaciona con un órgano concreto

Las hormonas que se liberan afectan a nuestro organismo.

  • Pinterest
En el artículo anterior te decía que si ninguna dieta te funciona o que si bajas y vuelves a recuperar el peso rápidamente, debes analizar si no hay algún problema más allá de lo que “ves a simple vista”.

El sobrepeso es una consecuencia de una mala alimentación, del mal funcionamiento de un órgano, la falta de algún químico, de un metabolismo lento etc., existen varias razones por las cuales podemos sufrir de sobrepeso, pero su causa más profunda es el mensaje emocional que le envías a tu cuerpo para que éste, de alguna manera, se comporte así. Ese mensaje emocional por lo general tiene que ver con la forma en la que se reacciona a las distintas experiencias que nos acontecen.

Cada persona, según su razonamiento y forma de ver la vida, responde de una forma distinta a la realidad. Esta reacción depende de cómo fuimos educados y de nuestra particular forma de ser e interpretar las cosas. Así pues, si dos personas viven en una misma casa con las mismas circunstancias, no siempre las dos tendrán que reaccionar igual. Una puede reaccionar con llanto mientras la otra podría ver algo más en una situación que le haga considerar nuevas alternativas.

Cada una puede interpretar de una forma única lo que acontece. Esta forma de reaccionar única en cada persona es lo que envía mensajes emocionales a nuestro cuerpo, los cuales empiezan a circular por él, a absorberlos, y más tarde reflejarlo.

Cada emoción se relaciona con un órgano concreto y trabaja directamente sobre él, liberando unas hormonas determinadas que inciden en las respuestas de nuestro organismo. Veamos algunas de ellas y saber qué emociones nos hacen engordar y cuáles adelgazan, las que aportan vitalidad, las que nos flexibilizan o vuelven rígidos.

El orgullo: Activa el sistema óseo y dota de un aire un tanto rígido. Espalda muy erguida con un cierto aire de superioridad. El orgullo confiere una complexión física muy elegante y con mucho glamour. La mayoría de las modelos suelen privilegiar esta emoción.
Recomendación: soltar todo lastre y no cargar con todo, como si el mundo se fuera a hundir sin nosotros, para eliminar esa compostura tan rígida.

La rabia: Se relaciona y trabaja con el hígado. Es la emoción que nos llena de energía y vitalidad. Las personas con mucha rabia son muy vitalistas, con movimientos ágiles y sensuales. Siempre están en acción y movimiento, suelen ser delgadas, de movimientos felinos. Suelen anticipar críticas y sacar las uñas antes de tiempo.
Recomendación: activar la tristeza para reconocer las pérdidas antes de considerarlas como injusticias. Primero pensar y luego actuar.

La próxima semana te hablaré sobre otras emociones como la tristeza, el miedo y la alegría. Mientras tanto, te invito a analizar tus emociones y a trabajar en ellas para tener una vida más sana y feliz.
Comparte esta nota:
  • Pinterest

Salud hecha en casa

  • Rico postre de Yogurt y Frutos Rojos | Cocina con Alegría
  • Crujiente milanesa de pollo empanizada y deditos de queso | Cocina con Alegría
  • Refrescante agua con Chía | Cocina con Alegría
  • Prepara un rico y fácil: espagueti al cilantro te va a encantar!!! | Cocina con Alegría
Cocina con Alegría