Cocina con Alegría

Cómo iniciar nuestro huerto hidropónico (2da. parte)

Cómo iniciar nuestro huerto hidropónico (2da. parte)

Cómo iniciar nuestro huerto hidropónico (2da. parte)

  • Pinterest
Queridos amigos y amigas lectores, para mi entrega de hoy seguiré con algunos consejos de cómo empezar en el apasionante mundo de los huertos hidropónicos, en el artículo pasado les platiqué dónde lo pueden poner, qué recipientes se pueden usar, cómo sustituimos la tierra agrícola y algunas combinaciones de sustratos.
Ahora me gustaría comentarles sobre cómo sembrar, nutrición y control de plagas.
¿Cómo sembrar? Lo primero que tenemos que hacer es conseguir las semillas de las hortalizas que pretendemos sembrar, les recomiendo que para que el cultivo sea exitoso, las semillas sean orgánicas o certificadas, es muy importante la calidad de estas, de lo contrario corremos el riesgo de que no broten o sus frutos no sean lo suficientemente buenos.
La semilla orgánica o certificada nos garantiza un porcentaje muy alto de desarrollo de las plantas y la obtención de frutos abundantes, sanos y de excelente sabor.


Ya que seleccionamos nuestra semilla debemos proporcionarle las condiciones adecuadas para su germinación, existen varias formas de germinar y son las siguientes:
> Directamente en donde nuestra hortaliza va a crecer. > En una charola germinadora o almacigo. > En vasitos individuales.


Cuando sembramos la semilla directamente donde va a crecer, podemos desperdiciar mucha agua. Para una correcta germinación se requiere principalmente de humedad, si le proporcionamos demasiado líquido, la semilla puede pudrirse, por ello recomiendo que sea en charola germinadora o vasito individual.
En el caso de la charola germinadora se controla perfectamente la humedad, no obstante, ocupa poco espacio y hay hasta de 200 cavidades o más, es decir, puedes sembrar muchas semillas de diferentes hortalizas como pueden ser lechugas, jitomates, acelgas, chile, romero, ajo, etc.


El inconveniente que tiene la charola es que requieres trasplantar la plántula cuando ya creció al recipiente donde va a desarrollarse, este proceso debe hacerse con mucho cuidado, ya que puedes lastimar las raíces y perder la planta.
El vasito es muy práctico, ya que además de controlar las condiciones como ocurre con la charola germinadora, cuando brota y requiere nutrición y nuevas condiciones, lo puedes sembrar directamente en el recipiente donde va a vivir y desarrollarse.



Para germinar tus semillas no requieres de luz natural, solo basta que tenga una temperatura agradable, entre 22 y 25 grados constantes, debes buscar el sitio dentro de tu casa o invernadero que mantenga esas condiciones.
No me lo vas a creer, pero encima del refrigerador en la cocina es uno de los mejores lugares de casa.
Necesitas mantener húmedo el sustrato donde sembraste tu semilla, solo húmedo, no es necesario estarle echando agua cada rato, te comento que la semilla tiene sus propios nutrientes, por lo que no es necesario alimentarla, en este periodo no lo requiere.
El sustrato que yo recomiendo para la germinación es dos partes de agrolita o perlita con una parte de turba vegetal (peat-moss), obtendrás buena retención de humedad y oxigenación por lo que tu semilla va a estar muy contenta.
La semilla debe ser sembrada a poca profundidad sin estar expuesta a luz en forma directa, el sustrato debe estar húmedo en el momento de colocarla.
En el momento que broten las primeras plantitas debes inmediatamente exponerlas a la luz solar por lo menos seis horas al día, es la forma que lograrán hacer los procesos biológicos para su sano crecimiento.



Debes de evitar los excesos de sol (alta radiación) y de heladas.
Si el destapado del germinador no se hace a tiempo (el día que se observan las primeras hojitas) las plantitas se estirarán buscando la luz y ya no servirán para ser trasplantadas. Estas plantas con tallos con apariencia de hilos blancos nunca serán vigorosas ni darán lugar a buenas plantas adultas.
Es importante comprender que la preparación, siembra y manejo de las charolas germinadoras es una etapa fundamental en el desarrollo posterior de la planta. Se debe tener mucho cuidado con el sustrato, la siembra, el riego, la regulación de los excesos de luz y temperatura y con la prevención y control de las plantas para que estas crezcan sanas y vigorosas y que nos garanticen buenos rendimientos en el tiempo adecuado.
A la semana del brote, además de la humedad, tus plántulas ya requieren de nutrición y por lo tanto necesitas proporcionarles sales minerales (existen varias marcas comerciales), las indicaciones de riego con nutrientes las proporciona normalmente el vendedor de éstos.


Las soluciones nutritivas concentradas contienen todos los elementos que las plantas necesitan para su correcto desarrollo y adecuada producción de raíces, bulbos, tallos, hojas, flores, frutos o semillas.
Además de los elementos que los vegetales extraen del aire y del agua (Carbono, Hidrógeno yOxígeno), ellos consumen con diferentes grados de intensidad los siguientes elementos:

Grandes cantidades:> Nitrógeno. > Fosforo. > Potasio.
Medianas cantidades:
> Azufre. > Calcio. > Magnesio.
Elementos menores:
> Hierro. > Manganeso. > Zinc. > Cobre. > Boro. > Molibdeno.
El aluminio es tóxico para todas las hortalizas. Es muy importante tener en cuenta que cualquiera de los elementos antes mencionados pueden ser tóxicos para las plantas si se agregan al medio en proporciones inadecuadas, especialmente aquellos que se han denominado elementos menores.

El manejo de la nutrición mineral es fundamental en el éxito de la huerta hidropónica, ya que este es el factor que permite a las plantas su desarrollo y producción. Sin embargo, este proceso puede ser alterado por enemigos externos que buscan aprovecharse de las buenas condiciones de desarrollo en cualquiera de sus estados, desde los almácigos hasta la cosecha, afectando con su presencia tanto la cantidad como la calidad de los productos hortícolas.
La primera recomendación y en la que más se insistirá es revisar diariamente la huerta o parte de ella si es muy grande, durante cinco minutos. En estas revisiones se trata de detectar la presencia de insectos adultos (que estén buscando dónde poner sus huevos), de localizar a los huevos para destruirlos, o de encontrar los gusanitos o pulgones cuando están en sus primeros días de desarrollo.

Esta revisión debe hacerse en las primeras horas de la mañana o en las últimas de la tarde, ya que después de la salida del sol la temperatura se eleva y los insectos no son fácilmente localizables, dado que se han escondido para protegerse.
Métodos sencillos y económicos de control que no contaminan el ambiente ni los productos cosechados: > Colocar banderas de plástico de color amarillo intenso impregnadas con aceite de trasmisión o de caja de cambios de auto. El color amarillo atrae a muchas especies de insectos que, al posarse sobre la lámina plástica, se quedan pegados.

> También se puede usar una solución concentrada de jabón que corrientemente se usa para lavar la ropa, la cual se aplica con un atomizador en forma de rocío. Es muy eficiente para controlar pulgones y larvas desnudas pequeñas.
¿Ahora si están listos? Comencemos a cuidar el medio ambiente, a fortalecer nuestra salud y economía, a enseñar a nuestros hijos una alternativa de producción de alimentos.
Nos leemos la próxima semana, apreciaré los comentarios que me hagan llegar.
Comparte esta nota:
  • Pinterest

Salud hecha en casa

  • Rico postre de Yogurt y Frutos Rojos | Cocina con Alegría
  • Crujiente milanesa de pollo empanizada y deditos de queso | Cocina con Alegría
  • Refrescante agua con Chía | Cocina con Alegría
  • Prepara un rico y fácil: espagueti al cilantro te va a encantar!!! | Cocina con Alegría
Cocina con Alegría