Cocina con Alegría

Separación de basura

Separación de basura

Separación de basura

  • Pinterest
Estimados amigos y amigas lectores, seguramente alguna vez se han enfrentado ante la gran problemática de cómo tirar la basura: ¿Es orgánica o inorgánica? Se asoman al par de botes que tienen en su casa o negocio para darse una idea y encuentran que ambos tienen restos de comida, envases de plástico, papel, cartón... desechos mezclados. Ello nos lleva a pensar que nos cuesta trabajo separar la basura.

Ya sea por falta de información, en algunas ocasiones por desidia o por equivocación, la separación de basura se hace de forma incorrecta; con estas acciones contribuimos a que se produzcan diariamente más de 12,000 toneladas de basura tan sólo en el Distrito federal provocando enormes problemas de contaminación de aire, suelo y mantos freáticos (agua subterránea), proliferación de insectos, roedores y microrganismos patógenos, entre otros.

La generación de basura está relacionada con nuestros hábitos de consumo como pueden ser productos desechables, bolsas y más bolsas de plástico, PET, unicel, vidrio, baterías, consumibles de equipo de cómputo y otros productos tecnológicos, latas de aluminio, restos de comida, papel, cartón, etc.
Entramos entonces en el dilema: ¿Qué es orgánico y qué es inorgánico?

Desde el punto de vista químico, toda sustancia orgánica es aquella que contiene átomos de carbono formando enlaces “carbono-carbono” y “carbono-hidrógeno”. También hay muchos casos en los que se incluyen átomos de oxígeno, nitrógeno, azufre, entre otros. De tal forma que estas moléculas se denominan “orgánicas”.

Existen muchos tipos de compuestos orgánicos: los pueden haber “naturales” y “sintéticos”, esto se debe a la amplia definición que acabamos de ver. Entre este tipo de compuestos podemos mencionar azúcares, lípidos, proteínas, ácidos nucleicos (ADN) y básicamente cualquier cosa que compone a un ser vivo. Por otro lado, en esta definición entran los plásticos, derivados de petróleo, combustibles (gasolina, gas LP, alcohol), añadiendo un sinfín de compuestos que usamos cotidianamente.

A su vez, existe una definición química de lo “inorgánico” que es un poco más simple: todo aquel compuesto que no es orgánico, o sea, que su componente principal no es el carbono (aunque puede contenerlo). Entre estos compuestos el más abundante en la tierra es el agua (H2O), también podríamos mencionar la sal de mesa, metales y sus aleaciones, etc.

Bajo esta definición, entonces nuestra basura sería un poco complicada de separar, ya que mezclaríamos restos de comida, papel, madera, junto con plásticos y restos de aceite en el contenedor “Orgánico”; mientras que colocaríamos las latas de aluminio y vidrio en el contenedor “Inorgánico”.

Esta separación no genera ningún beneficio y menos teniendo en cuenta que el camión colector de basura termina mezclando ambos tipos de basura.

Existe una razón por la cual se creó este sistema de separación (si así le podemos llamar) y es que en este sentido la palabra “Orgánico” se refiere a que proviene de un sistema con órganos vivos, es decir, se refiere a desechos de seres vivos.

De esta forma, solo deberíamos depositar restos de comida. Sin embargo, quedaría la duda de qué hacer con los palitos de paleta hechos de madera o el papel.

La palabra “Inorgánico” nuevamente hace referencia a la negación de la anterior; así que en ese contenedor deberían de depositarse todos los restos de cosas no vivas como metal, plásticos o unicel.

Esta es la forma en la que nos piden que separemos la basura. No obstante, estos intentos no funcionan debido a que como ya se mencionó antes y que es por todos conocido, el camión de la basura junta todo al final.
Existen “estaciones de transferencia” que son depósitos temporales donde se trata de separar la basura para su posterior disposición en rellenos sanitarios o basureros, pero debido al gran volumen que se genera, no son 100% funcionales. Sin embargo, existe la posibilidad de crear conciencia y dar información a la gente para que lo hagan ellos mismos, disponer de distintos contenedores y lo mejor de todo, sacarle provecho.

Lo que se propone es dejar de lado esta separación de “Orgánico, inorgánico”, que de inicio suena un poco más complicada, pero sería más útil. Podríamos tener varios contenedores en casa:

* Uno exclusivo para los restos de comida, incluyendo las servilletas, ya que al ser “químicamente orgánicas” se degradan de la misma forma que la comida.

* El siguiente sería para los restos de PET; ahora todas las botellas son “apachurrables” por lo que podrían ocupar poco espacio y hay lugares donde se pueden vender.

* Lo mismo ocurriría con el vidrio, papel, cartón y latas de aluminio; si las separamos y juntamos poco a poco, podríamos venderlas y obtener un poco de provecho de ello.

* El siguiente sería para el resto de los desechos que no entran en ninguna de las clasificaciones anteriores, como unicel, envolturas, cigarros, plásticos distintos al PET.

* Finalmente, uno para desecho de consumibles tecnológicos y baterías que son altamente contaminantes. Con esto reduciríamos mucho la cantidad de basura generada. Incluso si nos ponemos de acuerdo en nuestra colonia o el lugar donde vivimos, con esta separación podríamos obtener un recurso adicional para mejorar el lugar que compartimos, de la misma manera, con los restos de comida podríamos hacer composta para las aéreas verdes.

Como podrán observar, esta puede ser una pequeña contribución para solucionar el problema de la basura. Nada nos cuesta ponerlo en práctica y ver si funciona.

Recuerda aplicar las tres R’s:
¿Qué les parece? Espero sus comentarios y aportaciones

Colaboró para este artículo el Ingeniero Carlos Antonio Aranda.
Comparte esta nota:
  • Pinterest

Salud hecha en casa

  • Rico postre de Yogurt y Frutos Rojos | Cocina con Alegría
  • Crujiente milanesa de pollo empanizada y deditos de queso | Cocina con Alegría
  • Refrescante agua con Chía | Cocina con Alegría
  • Prepara un rico y fácil: espagueti al cilantro te va a encantar!!! | Cocina con Alegría
Cocina con Alegría